Ventajas del buen descanso.
 Dormir bien es vivir dos veces 
    • Se activa la producción de la hormona del crecimiento. 

    • Se recupera el sistema nervioso central. 

    • Se activan las defensas inmunitarias. 

    • Se aclara el cerebro y se refuerza la memoria. 

    • Al día siguiente, tu rendimiento puede aumentar en un 20%. 

    • Más que la cantidad de horas necesarias para descansar, lo importante es que el sueño sea profundo. Puede que 5 o 6 horas sean suficientes para ti o que en cambio necesites de 9 a 10. 

    • Reduces el riesgo de padecer infecciones, diabetes, enfermedades cardiovasculares, obesidad, agotamiento o de sufrir accidentes por fatiga. 

    • Además te verás mejor en el espejo y estarás de mejor humor, cosa que repercutirá en tus relaciones, tu confianza y tus actividades diarias. 

     

 

Dormir bien hace que todo lo demás vaya mejor. Para vivir tus días despierto, tienes que pasarte tus noches soñando, que es como más se descansa. Mira todo lo que pasa cuando duermes como un tronco: